ENCANTADORES DE SERPIENTES

ENCANTADORES DE SERPIENTES

Había escuchado muchas veces esa expresión, la de “encantadores de serpientes”, pero nunca tuve la experiencia de habérmela encontrado cara a cara, hasta ayer.

Ayer pude comprobar como un supuesto especialista en marketing, tiraba por tierra el trabajo de otro compañero haciendo encajes de bolillos para que su argumento le cuadrase al CEO con el que estaba hablando. Ese CEO, que como dijo Avinash es el HIPPO [La opinión de la persona mejor pagada de la empresa], es la que a nuestro encantador de serpientes le interesaba que sus cantos de sirena llegasen a sus oídos. Por otra parte, muy buena estrategia comercial.

Pero en esta santa profesión, la del meketer (la cual amo con locura), no me había encontrado cara a cara a un “COMPÑERO” arrastrarse cual vil serpiente por un trozo de pastel. Y sin argumentos refutados, sólo exclusivamente vendiendo HUMO y siendo eso, encantador de serpientes, peleándose por 2 míseros euros. Sin ética, sin respeto al “compañero” y lo peor siendo MENTIRA en casi todos sus argumentos.

Pero como decía mi santa madre, “En el país de los ciegos el tuerto es el rey”. Y un HIPPO es ciego. Y es normal, él no tiene por qué entender, él sólo debe de ver si ese proyecto es rentable o no para la empresa y ver el ROI del proyecto. Pero nada más.

Lo peor de todo esto es que su estrategia funcione y su prepotencia siga aumentando cual Golem descerebrado, engatusando a más HIPPO’s. Pero mejor así luego tendrán que llamar a los realmente buenos para que les resuelvan los problemas.

PD. Este caso no me ha ocurrido a mí personalmente, pero sí a compañero y amigo personal.